En qué momento se recomienda la reconstrucción de mama en pacientes de cáncer
 En Blog

La reconstrucción de mama León es un procedimiento quirúrgico delicado, al que puede someterse una mujer después de una mastectomía para recuperar la forma de su seno. Esto sirve como una solución estética para que la mujer pueda sentirse cómoda y recobrar la confianza en sí misma. Esta reconstrucción puede realizarse con base en tejido natural que se remodela empleando músculo, grasa o piel de otra zona de su cuerpo.

Este procedimiento puede realizarse inmediatamente después de que se retire la mama, después de la terapia de radiación o en división de etapas. Cada una requiere de una implementación diferente y queda a disposición de la mujer que va a recibir la cirugía cuál cree que sea el momento más adecuado para realizarse la reconstrucción. En este artículo se profundizará levemente en el proceso por el que atraviesa una mujer para reformar su busto por medio de sus propios tejidos.

Inmediatamente con la mastectomía

El primer momento para realizar la operación es cuando se realiza la mastectomía. Esto quiere decir que, en cuanto el doctor retire la mama dañada, el cirujano puede realizar la reconstrucción. Ya sea que aplique un implante o sea con tejido de otra parte de su cuerpo. En algunas ocasiones se puede hacer el procedimiento con implante y tejido. Para que pueda realizarse esta operación se requiere coordinación entre el equipo de oncología y cirugía plástica.

A partir de la evaluación que realice el médico sobre la paciente, se puede decidir si se realiza el trasplante en ese momento o si es necesario que pase un tiempo para poder realizar la reconstrucción de mama León. La reconstrucción inmediata no siempre es posible si se requieren hacer tratamientos adicionales, como es el caso de la quimioterapia o la terapia de radiación.

Si se trata de una mastectomía preventiva, el procedimiento se puede realizar en ese momento, porque la paciente se vio en la necesidad de retirarse las glándulas mamarias porque era la única forma de combatir de forma segura y total el cáncer que se encontraba en su busto.

Después de la terapia de radiación

En algunas ocasiones, si se realiza primero la reconstrucción y después las terapias de radiación o la quimioterapia, existe la posibilidad de que se reduzca el volumen de los senos reconstruidos o que sufran alteraciones de color y aspecto. Hay algunas investigaciones que señalan que la mama trasplantada puede impedir que la terapia de radiación cumpla con su función porque no permite que se llegue a la zona afectada por el cáncer.

Varios médicos recomiendan que se realice la operación al menos un año después de terminadas las terapias. Hay tumores que dependiendo de cómo sea la etapa de su crecimiento o si se combinaron con los ganglios linfáticos, será más necesario que se realice la radiación después de la cirugía, para ayudar a reducir el tumor maligno o impedir que se extienda a otras partes del cuerpo.

Incluso para algunas mujeres es difícil someterse a la cirugía de forma rápida porque acaban de enfrentarse a la enfermedad y la mastectomía. Por eso, lo mejor es que las mujeres dejen pasar tiempo, incluso años. También es importante que las mujeres tengan la oportunidad de decidir si el aumento de mama en León con implante o el trasplante de tejido es lo que realmente quieren o si se sienten cómodas con su cuerpo.

Lo que realmente importa es cómo se sientan y que estén a gusto con su apariencia. Algunos doctores recomiendan esto a las pacientes debido a casos anteriores en los que las mujeres cambiaron de opinión respecto a si querían la reconstrucción del pecho.

Dividida en etapas

Este procedimiento implica que se practique parte de la mastectomía y parte de la operación reconstructiva después de otros tratamientos. En este tipo de intervención, se coloca el expansor de tejido o un implante mamario debajo del tórax para preservar la piel de la mama después de que se extirpe. Esto permite que se pueda conservar la piel natural de a mama para que más adelante se pueda realizar la cirugía plástica.

Este dispositivo se parece a un balón o pelita que estira el bolsillo para formar una marca alrededor de él. De esta manera, se conserva la piel en la textura ideal para el momento en que se vaya a realizar la cirugía. Para poder llevarla a cabo se toman en cuenta algunos factores sobre el tiempo que duran las radiaciones y qué tan extendido estaba el cáncer para saber si se necesitan más estudios.

El expansor de tejidos que fue puesto debajo de la piel cuenta con una especie tampón a través del cuál el médico puede realizar extracciones del líquido del implante, para que poco a poco, reduzca su tamaño, sin que se pierda la forma que se está construyendo. Este procedimiento lo adaptan los doctores mientras se realizan las terapias de radiación, para que no interfiera con el tumor. Varias semanas después acabar con la radiación, puede volver a inflarse.

Conforme se vuelve a inflar el expansor debajo de la piel, Lo más seguro es que la paciente experimente un poco de dolor o presión durante algunas horas después de que se agrega más líquido. Estas molestias suelen desaparecer en un día a más tardar en un día. La reconstrucción de mama León suele completarse alrededor de cuatro a seis meses después de la radiación.

El momento en que se lleve a cabo dicha reconstrucción es diferente en cada mujer. Por eso es importante que el equipo médico se reúna y analice el caso de cada paciente de forma particular.

Hay mujeres que pueden optar por una mastectomía en vez de a una lumpectomía debido a que es más fácil realizar un trasplante de tejido o reconstrucción posterior a la mastectomía, además de que ofrece mejores resultados estéticos. Como cada caso de cáncer de mama es distinto, lo mejor es que se estudie el tipo de cirugía y el momento en que se realizará con detalle para evitar que surjan inconvenientes.

La paciente se encontrará con una excelente atención de tanto del médico que realice sus estudios y el procedimiento quirúrgico, como de cada uno de los empleados que ha sido capacitado y preparado para brindar servicio de calidad y confianza para los pacientes.

El Doctor Rubén Nieto es considerado el mejor cirujano plástico en León, puesto que se trata de un doctor preparado, entregado y comprensivo con las mujeres que acaban de pasar por una de las operaciones más difíciles a las que se puede enfrentar una mujer. Por esta razón el doctor se encarga de garantizar resultados favorables y amenos para que las mujeres recuperen la confianza en sí mismas y se sientan felices con el resultado.

Contáctenos a través del teléfono (456) 643 5070 en Valle de Santiago ubicados en Leandro Valle #46 y Zaragoza #91, también estamos en el Hospital Médica Campestre Torre II en el consultorio 11. Para llamar al Hospital para cualquier duda o comentario, puede hacerlo a través del teléfono (477) 718 7557. En nuestra sección de blog, siempre encontrará información de calidad sobre el mundo de la cirugía cosmética.

Posts recientes

whats