Por qué envejece la piel y cómo combatir los signos de la edad con bótox en león
 En Blog

La piel del rostro es la zona en la que se hace más evidente el envejecimiento y donde se pueden identificar más fácilmente los signos de la edad. Son muchos los factores que intervienen en el envejecimiento de la piel y que ocasionan su deterioro, su pérdida de elasticidad y la aparición de arrugas, pero afortunadamente hoy en día existen diversas técnicas que pueden ayudarnos a contrarrestar los efectos del paso del tiempo y devolverle un aspecto juvenil y sano a nuestra piel, como es la aplicación de bótox en León.

Todas las personas, en algún punto de nuestra vida llegamos a sufrir las consecuencias del paso del tiempo, pero en el caso de que el envejecimiento de nuestro cutis sea prematuro o que nos genere problemas de seguridad y autoestima conviene discutir con un especialista opciones de tratamiento para reducir los efectos del envejecimiento, principalmente las líneas de expresión y arrugas, pues suelen ser las más visibles y molestas. También se recomienda conocer los factores que ocasionan y aceleran el proceso de envejecimiento de la piel, para poder tomar las medidas necesarias que nos permitan atenuar sus efectos y conservar una piel joven y sana por más tiempo. Por ello en esta ocasión en nuestro blog te hablaremos de los principales causantes del envejecimiento de la piel y algunas opciones de tratamiento rejuvenecedor.

Los factores que ocasionan y aceleran el envejecimiento de la piel pueden clasificarse en dos grandes grupos, internos y externos. Los factores internos son aquellos que se relacionan con los cambios naturales que se dan por el paso del tiempo así como con la predisposición genética, factores sobre los que se puede tener poco o nulo control. Por otro lado, los factores externos se relacionan con agentes, como su nombre lo indica, externos, tales como las condiciones climáticas, los hábitos de higiene, sueño y el tipo de alimentación, así como el tipo de cuidados que se le dan a la piel, es decir, aquellos que pueden controlarse y modificarse para ralentizar el envejecimiento.

Los factores internos del envejecimiento de la piel engloban las causas que los especialistas asocian con el envejecimiento cronológico. No es un secreto que nuestra piel, el órgano más grande del cuerpo humano, envejece a todo momento al igual que el resto de nuestro organismo. Con el paso de los años la piel se va modificando y es principalmente en las etapas cuando se presentan importantes cambios hormonales, que se hacen más notorias las alteraciones en la piel. Durante la adolescencia es bastante común que la piel comience a producir un exceso de sebo o grasa al contrario de lo que pasa en la menopausia, cuando lo más común es que la piel se vuelva muy seca. Si estos cambios naturales provocados por las modificaciones en los niveles de producción hormonal se suman a una dieta desequilibrada, al consumo de alcohol y tabaco, la aparición de líneas de expresión, arrugas y la pérdida de firmeza se darán de manera acelerada.

Además de los cambios en los niveles de hidratación y producción de grasa relacionados con las alteraciones hormonales, con el paso del tiempo, la producción de colágeno y elastina en las capas de la piel disminuye y por tanto, se presenta pérdida de elasticidad y las células ya no se pueden regenerar tan rápidamente. Por otra parte, el tamaño de los poros aumenta, lo que tiene consecuencias en los niveles de producción de grasa y en la capacidad de la piel para retener la humedad, con esto la piel se hace más vulnerable al ataque de factores externos que pueden alterar el funcionamiento de las capas más profundas de la piel y aumentar los signos de la edad.

Los factores externos que causan el envejecimiento están principalmente relacionados con las condiciones ambientales. Es la exposición al sol la principal causa de signos de la edad en la piel pues al pasar mucho tiempo bajo el sol la textura de la piel se vuelve más áspera debido a los radicales libres que estimula la radiación solar. Este es un gran problema pues los radicales libres son la principal causa de la disminución de producción de colágeno y elastina, los que intervienen en la regeneración celular. Si además consideramos que el sol promueve la aparición de manchas de la piel podemos darnos cuenta de lo importante que es proteger nuestra piel cuando pasamos tiempo al exterior, incluso en días nublados. Llevar una dieta mal equilibrada, fumar y no tener correctos hábitos de cuidado e higiene son detonantes de cambios en la textura de la piel, de la aparición de líneas de expresión y arrugas. Lo mismo ocurre con pocas horas de sueño y falta de hidratación que además generan ojeras y bolsas debajo de los ojos, los que pueden hacer que nuestra piel luzca más vieja.

A pesar de que no podemos evitar la aparición de los signos de la edad, pues se trata del reflejo de un proceso natural de envejecimiento, sí tenemos la posibilidad de retrasar su aparición y revertir sus daños, esto mediante diferentes técnicas de rejuvenecimiento facial, como la aplicación de bótox en León, microdermoabrasiones, tratamientos láser y térmico y levantamientos faciales. Estas técnicas pueden aplicarse de manera aislada o en conjunto y ofrecen resultados excelentes, claro que varían de una persona a otra, por lo que conviene consultar previamente a un especialista para que nos asesore en cuál es la alternativa que mejor nos conviene.

Si estás interesado en devolverle la apariencia joven y sana a tu rostro no dudes en ponerte en contacto con nosotros, especialistas en bótox en León, con gusto te atenderemos y te ayudaremos a lucir como siempre has querido.

Posts recientes