¿La liposucción es para cualquier persona? Algunos consejos para tomar la decisión adecuada
 En Blog

Por un conjunto de razones equivocadas se ha considerado a la medicina cosmética como una rama llena de superficialidades en las que sus profesionales sólo están preocupados por hacer dinero o transformar a una mujer u hombre dentro de los cánones de belleza populares.

Sin embargo, es una preconcepción un poco injusta si realmente consideramos todos los beneficios que una liposucción en León puede llegar a generar en un paciente, sobre todo a nivel emocional que al ser parte de nosotros también influye en cuestiones físicas. Por otra parte, también resulta  desequilibrado juzgar a toda una comunidad científica por las malas prácticas de unos cuantos. Con el tema que trataremos el día de hoy queremos despejar algunos prejuicios sobre esta profesión al centrarnos en una cuestión muy importante: ¿Cómo saber si la cirugía plástica es lo mejor para mí?

En primera instancia debemos establecer a qué nos referiremos concretamente cuando hablamos de liposucción pues muchas veces puede confundirse el término. A grandes rasgos, se trata de una estrategia que nos sirve para succionar grasa acumulada y que no ha podido ser eliminada por otros procedimientos para bajar de peso. Esto se hace introduciendo una aguja de gran formato conocida como cánula mientras el paciente se encuentra sedado.

Sin embargo, como ya comentamos en un artículo anterior, es mejor concebirlo como lipoescultura pues no se trata de sacar grasas de manera arbitraria sino siguiendo un patrón que nos permita darle la estructura que el paciente necesita. Es por eso que antes de la intervención se trazan literalmente con un plumón las guías que nos ayudarán dentro del quirófano, generando también el tan codiciado efecto de simetría.

Después de haber comprendido de manera mucho más clara el procedimiento de una liposucción hagamos una aclaración pertinente: no porque se trate de una intervención con fines principalmente estéticos quiere decir que se trata de una intervención quirúrgica que debemos tomar a la ligera. Como cualquier otro procedimiento en el quirófano se necesitarán de ciertas pruebas previas para que se puede efectuar sin ningún tipo de contratiempo.

Estas pruebas no se diferencian mucho de las que se realizan para otras intervenciones quirúrgicas: análisis de sangre, del corazón y otros más son de lo más rutinario y nos permite saber si existe algún riesgo físico que se tenga que tomar en cuenta, ya sea para planear una intervención con mucho cuidado o aplazarla para otro momento.

Si los pacientes fuman o beben alcohol de manera constante o tienen un problema de sobrepeso mucho más complicado, se deberán tomar otro tipo de decisiones médicas para buscar alternativas menos invasivas hasta que el cuerpo esté totalmente recuperado del impacto que el cigarro o la sobrealimentación dejan en varias partes de nuestro organismo.

Sin embargo, más allá de todos los trámites físicos que se tienen que realizar nos gustaría recalcar en este momento la parte emocional. No se trata de denostar ninguna de las partes, ambos aspectos son fundamentales pero nos hemos dado cuenta que al sentido emocional se le presta muy poca atención, incluso por los propios pacientes.

La aceptación del cuerpo es uno de los grandes propósitos de las últimas décadas, sobre todo en el caso de las mujeres quienes constantemente se ven más presionadas para mantener una figura dictada por grandes corporaciones. En ese sentido, piensan que la cirugía plástica es una herramienta para calcar punto por punto cada uno de los aspectos vendidos a la sociedad como una imagen ejemplar.

Surge entonces una necesidad tan fuerte de aceptación que hacen a un lado sus propios deseos para complacer a los otros o mejorar la autoestima a través del reconocimiento de agentes externos. Esto puede realmente complicar la planeación de una liposucción en León porque nubla la conciencia de los pacientes, quienes se encuentran reacios a cualquier alternativa que no cumpla totalmente sus expectativas. Y esto sucede muchas veces, pues el cuerpo tiene características propias y su desarrollo no puede ser estandarizado.

Por ejemplo, una chica de complexión pequeña no puede perder tal cantidad de grasa como el de una mujer más corpulenta porque estamos hablando de sistemas completamente distintos que responden a necesidades diferentes. Si tratáramos a la mujer menuda con la misma medida que alguien más grande corremos el riesgo de extraer más grasa y poner en peligro su vida. Otro problema que puede surgir es que se vuelva una adicción. A muchos cirujanos les ha tocado lidiar con pacientes que no les importa poner en riesgo su salud con tal de cumplir con el ideal que tienen en mente y piensan que pueden realizarse un número incontable de operaciones estéticas.

En algunos casos extremos compran paquetes para realizarse varias intervenciones de una sola vez, o quieren esperar muy poco tiempo entre una y otra, lo que sin duda puede fatigar al organismo ya que no cuenta con el tiempo suficiente para recuperarse. Como profesionales, es importante hacerles ver a este tipo de pacientes el riesgo físico que puede llegar a surgir si se realizan procedimientos de manera indiscriminada: la piel va perdiendo fuerza, los procesos de cicatrización se alteran, entre otros más.

Lo más sano sería ver la liposucción en León como el punto de partida a una vida mucho más saludable, y que si bien puede ser una solución rápida para afrontar ciertas circunstancias, no se trata de una solución mágica. Nosotros también tenemos que poner de nuestra parte para que con otros hábitos (como una alimentación saludable o un aumento en la actividad física) podamos hacer más perdurables los resultados de la cirugía.

Si cuando nos proponemos la idea de una operación cosmética vamos con la mente abierta, conscientes de los requerimientos básicos que deben ser llevados pacientemente, pero sobre todo si se trata de una decisión plena para complacer nuestros propios deseos y nos los de nadie más, estamos listos para iniciar una liposucción en León de la manera más sana posible.

Posts recientes