Uso de fajas en la recuperación tras una lipoescultura en león
 En Blog

Una de las fases más importante en un tratamiento estético que requiera de una intervención quirúrgica es la recuperación, ya que de ella depende en gran medida el éxito de la cirugía y que se obtengan los resultados esperados. Entre las medidas que recomiendan los especialistas después de un proceso quirúrgico estético como la reducción de abdomen, dermolipectomia, abdominoplastia, liposucción o lipoescultura en León se encuentra el uso de una faja de compresión que ayude a mitigar los malestares tras la operación y garantice una recuperación exitosa.

Este tipo de fajas son conocidas como fajas post quirúrgicas o post operatorias y pueden emplearse tanto después de cirugías estéticas como tras procesos quirúrgicos específicamente para tratar padecimientos médicos, e incluso después del parto, ya sea natural o por cesárea. La razón principal por la que se recomienda su uso es que dan un soporte externo a la zona del cuerpo intervenida, lo que brinda a los tejidos y músculos un buen sostén después de la operación cuando se encuentran particularmente débiles y sensibles, con ello se garantiza que la persona recién operada esté segura y no se presenten complicaciones que pudiesen poner en riesgo su salud.

Si bien, el uso de fajas trae muchos beneficios, no en todos los casos se recomienda el uso de estas prendas, por lo que es necesario que se sigan las indicaciones del médico al pie de la letra y en caso de que haya indicado el uso de una faja post operatoria se adquiera la prenda con las características exactas que especificó el especialista. La frecuencia de uso en este punto es un factor clave para garantizar que la faja resulte efectiva, y en los casos en que se tiene que llevar puesta durante muchas horas al día se recomienda que se tenga más de una faja para que siempre esté limpia y evitar el desarrollo de bacterias en sus tejidos que pueden derivar en infecciones cutáneas.

En el caso específico de una cirugía como la liposucción o lipoescultura en León, se recomienda el uso de fajas para maximizar los resultados de la operación durante el proceso de recuperación. Las fajas para estos casos tienen un diseño especial que resulta útil para todo tipo de cirugías, individuales y múltiples y ofrecen una compresión uniforme para que los resultados tras la liposucción incluso puedan superar los esperados.

La razón por la que se recomienda el uso de fajas para liposucción es la ayuda que ofrece para mejorar el proceso de curación, reducir el malestar, la inflamación y por tanto acelerar la recuperación. Como es sabido, después de una cirugía estética de este tipo el cuerpo se encuentra bastante sensible y los resultados no son visibles de inmediato sino hasta después de varios meses cuando la piel ha regresado a su lugar, los tejidos han sanado y los músculos han recobrado su tono y fuerza. Durante el proceso de recuperación, que comienza una vez terminada la cirugía y finaliza cuando el cuerpo toma la figura deseada, el uso de una faja puede disminuir los riesgos que implica el hacer cualquier tipo de movimiento cuando el cuerpo se encuentra particularmente débil y sensible, ya que le da un soporte y sujeción que de otra manera no podría tener.

Elegir la faja es una decisión que se debe tomar con ayuda de un médico y en ningún caso es conveniente emplear una faja convencional después de un proceso quirúrgico, por ello existen las fajas post operatorias y es que su diseño brinda la compresión adecuada que no implique un riesgo para la salud. Los materiales con que se fabrican también son especiales y suelen tener un forro suave y con cierto grado de porosidad para evitar que la piel sufra de irritación, permitir su transpiración y evitar que se desarrollen infecciones. Si bien, las fajas diseñadas especialmente para utilizarse tras la liposucción brindan una máxima sujeción a las áreas intervenidas quirúrgicamente, también dan soporte a todo el cuerpo para ayudarlo a adaptarse a los cambios que está sufriendo y lograr una recuperación integral que ofrezca el mejor resultado estético.

Las recomendaciones médicas respecto al tiempo de uso de la faja pueden variar de un paciente a otro pero lo más común es que después de una lipoescultura en León el paciente tenga que usar la faja durante al menos 22 horas al día durante las primeras seis semanas después de la operación. Transcurrido este lapso las horas que se tienen que pasar con la faja puesta disminuirán dependiendo de los avances en la recuperación y al cabo de un tiempo ya no será necesario llevar la faja.

Lo anterior se debe a que con la lipoescultura y liposucción se reducen tallas pero la piel permanece flácida y con el paso del tiempo, gracias a su elasticidad se ajusta a la nueva figura del cuerpo, las fajas en este sentido ayudan a la piel a acostumbrarse más rápidamente a las nuevas medidas para que se amolde correctamente al cuerpo. Por otra parte, los tejidos sufren de inflamación y esto produce tanto incomodidad como dolor, síntomas que las fajas, por el nivel de compresión que brindan al cuerpo, pueden ayudar a aliviar.

Recuerda que después de procesos quirúrgicos el médico determinará si es necesario que uses una faja y las características que ésta deberá reunir. Es importante que sigas sus recomendaciones para evitar complicaciones en el proceso de recuperación que puedan poner en riesgo tu salud. En caso de que presentes algún problema al usar una faja post operatoria consulta de inmediato a tu médico pues posiblemente será necesario que suspendas su uso o elijas una con otras características.

Posts recientes