MAMOPLASTIA DE REDUCCION

MAMOPLASTIA DE REDUCCION

Cuando el tamaño de las mamas provoca inseguridad en la paciente o daño a la salud como dolor cervical, problemas con el tirante de brasier e infecciones en el pliegue mamario, este procedimiento ayudará a resolver estos problemas logrando reducir el volumen mamario y mejorar la forma teniendo un equilibrio corporal adecuado.

El procedimiento requiere la resección de tejido glandular, grasa y piel, mediante incisiones en areola y cicatriz vertical o cicatriz en ancla mismas que después de 6 meses con adecuados cuidados son muy tolerables. En algunos casos el tamaño de las mamas aumenta desde la adolescencia y en otros es posterior a los embarazos, en ambos casos esta cirugía será un tratamiento adecuado.

El tiempo promedio es de tres horas

Es un procedimiento ambulatorio (alta el mismo día) en la mayoría de los casos

Se emplea anestesia general

En la mayoría de los casos se puede regresar a las actividades cotidianas en 7 a 10 días y en algunos casos se requiere colocar drenaje que se retira en 5 días. Los puntos serán retirados a los 7 días y se emplea un brasier especial durante 4 semanas.

Es un procedimiento permanente ya que se retiran tejidos de la mama para lograr el tamaño deseado

El dolor predomina durante los primeros tres días por lo que se prescriben analgésicos adecuados para que la evolución sea favorable

Las complicaciones son poco frecuentes y pueden ser hemorragia, infección, dehiscencia parcial de herida (que se abra parcialmente la herida) y disminución de sensibilidad que en la mayoría de los casos es temporal

La edad es variable y son candidatas todas aquellas pacientes que presenten inconformidad o problemas de salud asociados al tamaño de las mamas

En general la hipertrofia mamaria (sobrecrecimiento de las mamas) es un problema que no se asocia con otras alteraciones, aunque en algunos casos es adecuado realizar liposucción de la región lateral del tórax para lograr un resultado más adecuado.