Clave del tratamiento de plasma rico en plaquetas en León Guanajuato en bioestimulación facial
 En Blog

Uno de los métodos más novedosos utilizados para el rejuvenecimiento facial es la aplicación de un tratamiento de plasma rico en plaquetas en León Guanajuato. Este método se basa en la bioestimulación del rostro, y por sus características es catalogado como una terapia regenerativa. Conocido por sus siglas, PRP, el plasma rico en plaquetas se emplea además en odontología, en cirugía maxilofacial y en traumatología, pues ofrece muchos beneficios a nivel tisular, es decir de las células.

Si desean conocer más acerca de la manera en que funciona esta terapia, en Nieto Cirugía Plástica los invitamos a que continúen leyendo y a que nos contacten en caso de que tengan alguna duda o deseen agendar una cita para comenzar a disfrutar todos los beneficios que el plasma rico en plaquetas puede tener para su caso.

El uso del tratamiento de plasma rico en plaquetas en León Guanajuato comienza su historia en los años 60, cuando se empezó a desarrollar como una técnica que permitiera aprovechar el plasma del mismo paciente para estimular la regeneración de tejidos blandos, heridas y huesos. Fue 30 años más tarde que se identificó que componentes como la fibrina, la fibronectina y factores de crecimiento, entre otros presentes en la sangre, favorecían tales procesos de regeneración, por lo que su presencia en una concentración alta permitiría acelerar estos procesos. Con esto, ya para finales de los 90 se empezaron a usar concentrados de plasma rico en plaquetas para favorecer la regeneración de tejidos, y hoy en día se sigue utilizando pues contiene elementos que resultan indispensables para el proceso de cicatrización, como el factor de crecimiento transformador beta, factor de crecimiento derivado de plaquetas AB y el factor de crecimiento vascular. Todos estos intervienen en la estimulación de procesos como la proliferación celular, la remodelación de la matriz extracelular, la quimiotaxis y la angiogénesis, de las que hablaremos a mayor detenimiento en futuras publicaciones en este blog.

Si bien las particularidades del tratamiento de plasma rico en plaquetas dependen del tipo de aplicación para el que se utilice, comparten algunas características generales. Para comenzar, los tratamientos de plasma utilizan plasma autólogo con una alta concentración de plaquetas, esto quiere decir que se utiliza el plasma sanguíneo del propio paciente que se somete al tratamiento. Es necesario para que el tratamiento surta efecto, activar las plaquetas de modo que las sustancias que contienen, las que ya hemos mencionado, se liberen y su efecto se potencie, ello para tener un efecto de crecimiento. Cabe destacar que un tratamiento de PRP puede perseguir diferentes fines, más allá del uso estético, en traumatología u odontología que se le dé, estos son iniciar, estimular o potenciar los procesos de cicatrización, curación y regeneración de tejidos que han sufrido algún tipo de daño en diferentes partes del cuerpo. Por tanto, como tratamiento puede emplearse como una alternativa a procedimientos quirúrgicos, o bien como herramienta complementaria.

Antes de preparar el plasma rico en plaquetas se toma una muestra sanguínea del paciente para analizar la concentración de plaquetas. En todo caso su concentración debe ser a la fisiológica, es decir debe contener un mayor número de gránulos alfa, que son los que intervienen en el crecimiento. Posteriormente se emplean técnicas especiales para activar las plaquetas, esta activación tiene un efecto sobre los gránulos alfa para que se liberen localmente y cumplan las funciones para las que naturalmente están destinados, las que son intervenir en la reparación tisular. En este punto conviene aclarar por qué los gránulos alfa contenidos en las plaquetas tienen efectos tan positivos a nivel estético, particularmente para reducir los signos de la edad. Pues bien, estos gránulos presentan un alto contenido de calcio, histamina, serotonina y adenosina, componentes que estimulan el proceso de curación del tejido dañado a través de procesos como la angiogénesis, miogénesis, reclutamiento celular y quimiotaxis, que como ye hemos prometido, describiremos a detalle en futuras publicaciones en este blog.

Después de recolectar la muestra sanguínea, es necesario centrifugarla para separar la fracción de la sangre donde se encuentra el plasma concentrado en plaquetas. Para entender mejor esto, podríamos decir que lo que se hace en el proceso de centrifugación es separar las células rojas del centro de la sangre. Según el tipo de aplicación para la que se vaya a utilizar el PRP y de acuerdo con las preferencias del médico especialista, la composición del plasma a emplear puede variar, así que en cada caso se solicita extraer una diferente cantidad de sangre y las condiciones de centrifugación serán distintas. Las técnicas empleadas para activar las plaquetas también son diferentes y si tienen interés en cómo se lleva a cabo pueden consultar al especialista que se haga cargo de su tratamiento de plasma rico en plaquetas en León Guanajuato.

La aplicación del PRP se realiza vía intradérmica de manera ambulatoria. Esta aplicación permite activar de forma completamente natural las funciones del fibroblasto, siendo esta la célula en la piel que determina la estructura y calidad de la misma. Un tratamiento de plasma rico en plaquetas para bioestimulación con fines estéticos permite aportar elementos como queratinocitos y fibroblastos a la piel, estimular la producción de fibras de colágeno y glicosaminoglicanos, que son de gran importancia para la regeneración celular de la piel, pues resultan fundamentales para el proceso de sustitución de estructuras alteradas que resultan evidentes como signos de envejecimiento.

Los tratamientos de plasma rico en plaquetas como terapia regenerativa para revertir los signos de la edad se recomiendan a partir de los 30 años, cuando el poder de regeneración natural de la piel comienza a perderse por efecto del envejecimiento. Una vez aplicado el PRP se pueden comenzar a ver los resultados en los primeros días, pero por lo regular los máximos efectos logran apreciarse entre los días 20 y 30, manteniéndose estables durante varios meses. Son necesarias varias sesiones para obtener buenos resultados y después de la última sesión, cuya duración de resultados se estima es de un año, se recomienda realizar aplicaciones de refuerzo cada doce meses. Los resultados clínicos de un tratamiento de este tipo se aprecian en el estado de la piel envejecida, pues las plaquetas restauran su vitalidad, aumentan el grosor de la piel, le devuelven su elasticidad y mejoran la afluencia vascular, estimulando secreciones con lo que se mejora la suavidad y en general la apariencia de la piel.

Como pueden ver, la bioestimulación facial tiene muchos efectos benéficos no sólo para la apariencia de la piel del rostro, sino también para su salud. Próximamente compartiremos más información sobre este tratamiento y otras técnicas complementarias que pueden emplearse para revertir los signos de la edad.

Recuerden que si buscan especialistas en tratamiento de plasma rico en plaquetas en León Guanajuato, el Dr. Rubén Nieto Balcázar cuenta con amplia experiencia y un fuerte compromiso con ofrecer atención profesional y calidad en trato humano. Contáctenos para agendar una cita, para nosotros será un placer atenderles.

Posts recientes